>Túmulos efigies. Michael Heizer.

>


AUTOR: Michael Heizer

TÍTULO: Túmulos efigies

TÉCNICA: Tierra, caliza y vegetación

FECHA: 1983 – 1985

LOCALIZACIÓN: Buffalo State Park, Hillinois

COMENTARIO RAZONADO DE LA OBRA:

Esta fotografía, con una forma de típula (insecto) en primer plano, muestra una de las obras de Hearth Art más importantes de Michael Heizer.

El Hearth Art es un movimiento nacido en USA, con su homólogo europeo Land Art, a finales de los años 60. Se trata de un tipo de arte que sigue la línea de los conceptos minimalistas pero cambiando el espacio y los materiales. Ahora se obvia el espacio taller, museístico y galerístico; incluso se abandona el espacio urbano. El nuevo lugar artístico es al aire libre, paisajes abiertos y grandes. En las galerías se deja tan solo una muestra, cuando se deja, de lo que hay en el exterior. La tierra, los troncos, las rocas, las hojas… son los nuevos materiales para la creación artística; por lo tanto, lleva implícito un nuevo concepto de arte; un cambio radical en pensamiento de artista y público. Las obras se quedan en la naturaleza, expuestas a la erosión y a las inclemencias del clima. La mayor parte de estas obras acaban desapareciendo, por lo tanto, lo que se ve y se termina exponiendo de ellas son documentos y fotografías.

Lo que consideramos el manifiesto del Hearth Art parte de la mano de Robert Smithson en el año 1968. Smithson no es pionero en este movimiento pero sí el principal teórico e impulsor. Junto con la galerista Virginia Dwan realizó la primera exposición juntando a los principales representantes, la mayor parte venidos del mundo minimal. Lo más relevante de esta exposición fue sin duda la aportación, no de los veteranos minimalistas, sino las obras de artistas jóvenes que empezaron su andadura con este movimiento. Uno de ellos era Michael Heizer, empeñado en dar personalidad propia a los paisajes culturalmente agrestes de los Estados Unidos.

Esta obra, Túmulos Efigies, está en Illinois; en un terreno que antes estaba dedicado a la explotación minera. Heizer ganó un concurso convocado por la compañía Silica para recuperar la zona y hoy está a cargo del departamento de Medio Ambiente y forma parte de un parque natural (Buffalo State Park). 460.000 metros cúbicos de tierra y 6.000 toneladas de caliza conforman los túmulos que componen esta obra. Son en total cinco esculturas colosales, todas en forma de animal, como muestra del retorno a la vida en una zona donde el hombre la había aniquilado. -La caliza ayuda también a afianzar este concepto ya que gracias a ella la hierba vuelve a crecer en este paisaje.- Se trata de la fauna autóctona del lugar en tiempos de los indios. Hay un túmulo en forma de rana, otro en forma de serpiente, una tortuga marina, un pez sirulo y uno en forma de típula que es el que tenemos en la imagen. Todas las formas están geometrizadas, tal y como componían este tipo de obras los indios del lugar. De hecho, estas obras están inspiradas en esculturas parecidas que hacían los indios también con formas de animales; aunque no los mismos. Esta regresión a las artes primitivas dio que hablar en el mundo filosófico del arte. Giedon, en su libro El presente eterno: los comienzos del arte, habla de la similitud de conceptos entre el artista actual y el antiguo debido a su lenguaje abstracto, las figuras primarias y la búsqueda de la esencia.
Al tratarse de un terreno antes usado para la explotación minera había desniveles que el artista utilizó para dar forma a la obra. De esta manera se abarataron los costes, que ascendían bastante debido a la utilización de máquinas de obra tipo bulldozers.
Esta obra es del año 1983 pero esta filosofía de emular a los antiguos nació en el año 1969 con su obra más significativa: Double negative, en el desierto de Nevada. Las sociedades precolombinas excavaban en la tierra dándole formas geométricas. Aquí Heizer dinamitó el terreno y desplazó 240.000 toneladas de tierra. De esta manera creó unas gigantescas fosas de 15 metros de profundidad. Se trata de la negación del espacio positivo y su tridimensionalidad, típico de la escultura tradicional.
Con este tipo de obras pretende también generar lugares que inspiren paz y tranquilidad; por eso opera en desiertos y grandes parques. Esto es algo común en todos los artistas de Earth Art. Ellos ahondan dentro de los conceptos de misticismo y lo sublime. La espiritualidad y lo sublime están presentes en la parte procesual de la obra de arte. Antes de realizarla, el artista busca el lugar preciso, viaja hasta él, lo explora… después viene el tiempo de preparación y realización y por último el paso del tiempo que cambia poco a poco la obra. Esto implica una relación sentimental entre el artista, el terreno y la naturaleza que eleva la obra al concepto de sublime.

Se trata pues esta obra que vemos, de una reflexión profunda de los conceptos de arte, historia, ruptura con lo anterior y novedad. Además, el artista no la terminó, sino que es la misma naturaleza la que la concluye haciendo crecer la hierba y erosionando las piezas poco a poco. Un todo que hace del paisaje de este parque de Illinois único en el mundo.

Bibliografía:
– Tonia Raquejo. Arte hoy. Land Art. Ed. Nerea
– Anna Maria Guasch. El arte último del siglo XX. Del posminimalismo a lo multicultural. Ed. Alianza Forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *