Tierras Nubladas (Clouded Lands) en el CAB

A apenas tres meses de la inauguración de “Tierras Nubladas” en el Centro de Arte Caja Burgos, comparto con vosotros un poco de información sobre este apasionante proyecto. Como comisaria de la edición española, me siento increíblemente feliz con la seleccón de artistas y el elenco de obras selecionadas.

Este proyecto, de gira por Europa desde el año pasado, está pensado y organizado por el colectivo internacional “Comida de Guerra”.

Iana by Quintina Valero

Iana by Quintina Valero

Este colectivo nace como consecuencia del estudio continuo del artista Omar Castañeda sobre los alimentos, su manufacturación y el impacto de los mismos en la sociedad actual.

Omar acentúa las premisas como que sociedad y consumo van ligados inseparablemente y que la explotación de los recursos, siempre in crescendo, da lugar a grandes compañías, competencias, luchas financieras, explotación, precariedad laboral e incluso, en no pocos casos, conflictos bélicos.
No hizo falta indagar demasiado después de estas conclusiones, para encontrar numerosos ejemplos de conflictos derivados de la explotación agrícola y ganadera. Con asomarse a su tierra natal, Colombia, redescubrió la herida, totalmente abierta y latente, de los levantamientos por parte del sector agrícola contra las políticas del gobierno sobre tierras y producción. Se trata de una guerra de décadas con un entramado complicado donde no hay unos culpables objetivamente nombrados, pero si unas víctimas claras: los civiles oriundos del mundo rural que vieron la violencia y la muerte de cerca. El proyecto de Castañeda más sonado sobre Colombia es el proyecto “panela”; donde trabaja con la caña de azúcar, planta de la discordia en su país, al mismo tiempo que una de las más consumidas.
Los últimos acontecimientos en Colombia, tratado de paz y referéndum, es el camino visible del proceso de paz que pasa por una reforma agraria importante donde los trabajadores recuperarán parte de sus derechos y tierras perdidas. Estamos viviendo el principio del fin de 52 años de conflicto que los colombianos han sufrido inmersos en la contaminación mediática y métodos y redes sucios por parte de los dos bandos. Con todo este entramado bélico complicado y genuino, es muy difícil entender con claridad la raíz del problema. Por eso, no fueron pocos los artistas que, como Omar Castañeda, abordaron la problemática colombiana y de otros lugares con realidades similares. Dándose cuenta de que no era el único artista plástico comprometido con este tipo de temática, comenzó a viajar en busca de historias. Durante un viaje a Palestina con la profesional de las audiovisuales Mónica Rubio, descubrieron otra cara de la moneda de las guerras. En este caso la discordia no es la producción de alimentos, sino la propia tierra. Los alimentos y las dificultades que tienen los palestinos para crecerlos y venderlos son una consecuencia directa de la tensión y violencia que viene ya de la postguerra de la segunda guerra mundial. Decidieron hacer un llamamiento y unir fuerzas. La idea fue formar un conjunto que haga más ruido y muestre al mundo cómo de lo más básico, se han creado los conflictos más complejos y estructurados. Así nació “Comida de Guerra”. Se trata de una unión de conceptos y de personas. De artistas de muy diversas disciplinas y estilos aunados en un frente común de reflexión y denuncia. Son un colectivo de paz que busca el despertar del mundo para, en conjunto, encontrar soluciones menos crueles.
“Food of War” (Comida de Guerra) lleva en activo tres años y ha tocado ya Colombia, Oriente Medio, España, Italia, Alemania, Ucrania y Bielorrusia. Entre todos se ha creado un manifesto que explica objetivos y acota Mudus Operandi. Dentro de la libertad individual de cada artista ponen como una de sus premisas principales la denuncia y a lucha por la paz. Una paz, que como estamos comprobando, se puede conseguir. Los artistas y el manifesto son los protagonistas de una aventura que no ha hecho más que empezar y que, a ritmo de trote, se adentran en los senderos más pedregosos.
En esta ocasión el colectivo apunta a la época de los últimos coletazos de la guerra fría y la traslada en el tiempo hasta nuestros días. La Unión Soviética tuvo un terrible accidente nuclear y se resistía a reconocer públicamente sus consecuencias para no perder ventaja en su pulso contra Estados Unidos. Era época de apogeo en la energía nuclear ya que algunos países estaban creando armamento. La población, confiando en la palabra del gobierno, continuaron su vida cotidiana sin saber que el aire estaba siendo terriblemente contaminado. Igual que ellos, los campos también se estaban envenenando. Tanto, que allí existe todavía una zona “0” y no se puede, o debe, comer de esa tierra. El 26 de abril del 2016 fue el 30 aniversario del fatídico accidente. El colectivo quiso abordar el tema desde muy diferentes perspectivas. Así que decidieron tratar un itinerario y visitar varios países por donde pasó la nube de Chernobil y otros que tienen diversas controversias con el tema nuclear.
Además de exponer su trabajo, invitan a artistas del propio país a participar, para unir voces y comparar puntos de vista. En el caso de España, abierta a las centrales nucleares con 5 en activo, no se ha podido encontrar una ubicación mejor que el CAB de Burgos. La provincia alberga una central ya cerrada (Garoña), que ha traído más que un quebradero de cabeza a distintos gobiernos. Aún a día de hoy, existe la incertidumbre de una posible reapertura.

Mini adelanto de “Atómica”, obra de audiovisual del equipo Julia Casal y Noela Roibás.

Tanto el colectivo en sí, como los artistas españoles invitados, reflexionan abiertamente sobre el tema, abordando puntos de vista diferentes y reflexionando sobre las repercusiones, buenas y malas, de la energía nuclear en una sociedad hambrienta de consumo. Lejos de posicionarse en un solo ámbito o parte de la historia, esta exposición aportará una visión global que dará pie a que el público saque sus propias conclusiones.
Artistas del colectivo participantes: Omar Castañeda, Hernán Barros, Quintina Valero, Simone Mattar, Zinahida Lihacheva y Carolina Muñoz
Artistas invitados participantes: Pablo Robertson de Unamuno, Gemma Pardo, Lucía Loren, Pedro Paricio, Ernesto Cánovas y el equipo Noela Roibás y Julia Casal .

Estrenamos el 3 de Marzo.

One Comment

  1. Monica Lamberti

    Hola Olga!
    Como me encanta verte con este blog tan estupendo.
    Dejé el mundo moda-tocados-maitalinda ya hace años, y estoy, nuevamente, inmersa en el mundo del arte como artista coja.
    Ahora preparando unos actos performativos.
    Un abrazo fuerte!
    Monica

Deja un comentario